sábado, 18 de noviembre de 2017

Vega de Pas.


Muchas veces pasamos durante el año los amantes de la bicicleta, por este territorio, visito en esta ocasión, el ayuntamiento de Vega de Pas. municipio pasiego que limita con la Provincia de Burgos, de 87.6 km2 y siete núcleos de población, Candolías, La Gurueba, Guzparras, Pandillo, Viaña, Yera y la capital Vega de Pas. Habitantes 800, a 10 por km.

En la historia de este municipio tuvo un especial protagonismo Espinosa de los Monteros, el lugar sobre el que recayó el derecho de pastos en esta zona de verdes praderas antes de que se produjera el asentamiento estable en la comarca. Esto hizo que Vega de Pas, junto con los términos de San Pedro del Romeral y San Roque de Riomiera, se configurara como un enclave de aprovechamiento ganadero basado en el pastoreo semitrashumante.

Fruto de esta circunstancia se desarrolló el particular modo de trabajo y vida pasiego, del que aún se mantienen algunas costumbres ancestrales y que ha quedado perpetuado en su definida etnografía, siendo su elemento más característico las cabañas que salpican sus praderías, precisas para el desarrollo de la muda. Conocer con más detalle este peculiar sistema pastoril y las tradiciones que llevaba parejas es posible a través de la muestra del Museo Etnográfico de las Tres Villas Pasiegas, las cuales tienen en común también su gastronomía, basada en la elaboración artesana de productos lácteos, como sus típicos sobaos y quesadas.




domingo, 12 de noviembre de 2017

Mazcuerras.

                                                                                                                                                             




Me encuentro en el ayuntamiento de Mazcuerras, situado en la zona Saja-Nansa, de 55.6. km2,  lo forman siete nucleós de población, Cos, Herrera de Ibio, Mazcuerras, Riaño de ibio, Sierra de Ibio y Villanueva de la Peña. Su población asciende a 2.130 habitantes.



Mazcuerras es escenario de una de las obras más célebres de la escritora cántabra Concha Espina: La niña de Luzmela, publicada en el año 1909. La prolífica novelista, nacida en Santander, pasó largas temporadas de su vida en estos parajes y la casa en la que residió se alza todavía en pie. En la actualidad, en este municipio, que ha atraído a otros e importantes novelistas contemporáneos, la literatura es entendida como un fenómeno vivo y su biblioteca ha sido distinguida por sus esfuerzos en la generalización de los hábitos de lectura entre los vecinos.



 

martes, 7 de noviembre de 2017




Me encuentro en uno de los ayuntamientos mas pequeños de la Región, en la comarca de Campoo,  me erefiero a Pesquera, de tan solo 8.9 km2 y dos núcleos de población, Pesquera y Ventorrillo. muy pocos habitantes en esta zona, 71.




Las actividades económicas básicas de este término han sido tradicionalmente la ganadería de tipo vacuno y la agricultura, que hoy siguen desempeñando un papel relevante. No obstante, también es frecuente el trabajo en empresas cercanas y las ocupaciones relacionadas con el sector servicios. La riqueza de su patrimonio artístico –en el que destaca la iglesia románica de San Miguel y el rollo de Pesquera– y su belleza natural –a la que se ha añadido un arboretum– hacen que el turismo esté dando un nuevo impulso a este municipio campurriano. En este sentido, uno de sus atractivos estivales es la Feria del Queso, la más destacada de Cantabria, que, desde 1995 y coincidiendo con las fiestas de San Roque, congrega a numerosos artesanos de éste y otros productos típicos, constituyendo una de las señas de identidad de Pesquera, como lo fue también en el siglo XVIII la ferrería de Gorgollón.



sábado, 4 de noviembre de 2017

Santiurde de Toranzo



Otra zona muy utilizada por ciclistas es en la que me encuentro en esta ocasión, en la comarca Pas-Miera visitando el ayuntamiento de Santiurde de Toranzo, de 36.8 km2 y nueve núcleos de población, Acereda, Barcena, Iruz, Pando, Penilla, San Martín, Santiurde de Toranzo, Vejorís y Villasevil. La población no supera los 1600 habitantes.



En la localidad de Iruz se encuentra el convento franciscano de Nuestra Señora del Soto, una de las muestras de arquitectura religiosa más importante del valle de Toranzo, dominado por una esbelta torre octogonal que constituye uno de los ejemplos señeros de la tradición tardogótica en Cantabria. Asimismo, es de señalar también la presencia de los templos románicos de Santa Cecilia de Villasevil y La Asunción de Acereda, y de interesantes muestras de arquitectura civil correspondientes a la Edad Moderna, tales como la casa de Sancho Ruiz de Villegas.

domingo, 29 de octubre de 2017

Ruente.


Situado en la comarca de Cabuerniga y regado por el rio Saja, se encuentra el ayuntamiento que visito en esta ocasión Ruente. Con una superficie de 65.9 km2 y cuatro núcleos de población, Barcenillas, La Miña, Ruente y Ucieda. Sus habitantes son 1.050 en total.




En pleno corazón del Parque Natural Saja-Besaya, Ruente tiene en su término alguno de los mejores robledales y hayedos de la región, regados por las aguas del Saja y dos de sus afluentes. Entre esta vegetación se cobija una variada fauna, como ciervos, corzos, rebecos, jabalíes, lobos, diversas rapaces... Por algo acuden visitantes hasta sus montes para ver y escuchar en otoño la berrea del ciervo, ya que cuenta además con zonas de acampada.


Si la naturaleza es muy destacada, el patrimonio artístico no desmerece. El vestigio más antiguo del municipio es el monasterio de San Fructuoso, en Lamiña, que se cita en el siglo IX y es uno de los más antiguos de Cantabria. Además, posee construcciones civiles de gran envergadura, como el palacio de Mier, en Ruente, o los de Escagedo y Quirós, en Ucieda.